24 jun. 2015

San Juan 2015 Albacete


















En el siguiente ENLACE se pueden ver algunas imagenes de la noche de San Juan en Albacete

https://picasaweb.google.com/110866392383421331969/SanJuan2015Albacete




   La noche de San Juan es la denominada noche mas corta del año, con ella se da comienzo a la entrada del verano en muchos pueblos y ciudades. En Albacete también es importante ya que tienen el significado de ser las fiestas de su patrón y ser celebrado como fiesta local, toda la semana la ciudad y muchos de sus barrios se vuelcan con la celebración de esta fiesta, pero la fiesta principal en esta semana es cuando se prende la hoguera y con ella se da rienda suelta a la imaginación de todos los participantes en la vispera de San Juan.


La noche de San Juan está rodeada de leyendas y tradiciones. Todos los 23 de junio, a las 12 de la noche, cientos de personas se reúnen en torno a las hogueras y el mar para celebrar los más diversos rituales y atraer a la Diosa Fortuna. Pero, ¿de dónde procede esta milenaria tradición?
El origen de esta celebración se remonta a tiempos anteriores al cristianismo. En esa época, el fuego se encendía coincidiendo con el solsticio de verano con el objetivo de purificar y "dar fuerza" al sol, ya que a partir de entonces los días iban haciéndose más cortos hasta llegar al segundo solsticio, el de invierno.
Tras la llegada del cristianismo, las antiguas tradiciones fueron asimiladas dentro del calendario cristiano y la costumbre de encender hogueras quedó unida a la celebración del nacimiento de San Juan Bautista.
De acuerdo a la Biblia, San Juan Bautista nació un 24 de junio, una fecha muy próxima al solsticio de verano en el hemisferio norte, razón por la que la noche de San Juan se celebra en muchos municipios españoles entre el 23 y 24 de junio o entre el 24 y el 25 de junio, dependiendo de la localidad.
El ritual más popular es el saltar por encima de una hoguera. El fuego protegerá a todo aquel que tenga el valor de atravesar las llamas. El número de veces varía según la zona (entre siete y nueve).
Si en el momento de saltar al fuego se lanza una trenza hecha con flores a la persona amada y esta la recoge antes de que caiga al suelo, habrá felicidad y buena suerte para la pareja.
El agua, símbolo de pureza y fertilidad, juega también un papel fundamental. La leyenda dice que bañarse en el mar la noche de San Juan garantiza salud para todo el año. Hay que meterse desnudo y de espaldas mirando a la luna, y sumergirse 12 veces seguidas. Si se saltan nueve olas de espaldas,aumenta la fertilidad; y si son siete olas, eliminamos las energías negativas.
Hay quien se lava la cara con agua de manantial a medianoche para mantenerse joven y guapo durante todo el año, así como el pelo para conservarlo fuerte y hermoso. Eso sí, no puedes mirarte al espejo hasta que amanezca o el hechizo se volatilizará.
Otros rituales
Las plantas son otro elemento importante en la noche de San Juan. Se dice que será afortunado quien vea florecer la hierbabuena esta noche, pero debe mantenerlo en secreto.
Si en la víspera se planta una hortensia en una maceta y se pide un deseo, este se cumplirá si florece.
Otras formas de conseguir que tu deseo se haga realidad: pon muérdago bajo la almohada. También se suele poner bajo la almohada una rama de hiedra común y un papel en blanco con un deseo. Enciende una vela blanca y deja que se consuma. La cera que haya quedado de la vela se introduce junto al papel y la hiedra. Al día siguiente se quema el papel y se entierra el resto de elementos para que prospere el deseo.
Para atraer el amor y la riqueza, recoge verbena el día de San Juan cuando en el cielo no pueda verse el sol ni la luna. Si sales a buscar un trébol esa noche debes tener en cuenta lo siguiente: uno de dos hojas atraerá a un amante; de tres, te servirá de amuleto; de cuatro, proporcionará dinero y amor; y de cinco, será un imán para las riquezas.
Si lo que deseas es encontrar el amor de tu vida, enciende dos velas rojas en el dormitorio. En un papel, escribe tu nombre y el de la persona a la que quieres atraer a tus brazos o bien escribe A.G.rociamos con ella la habitación. Dobla el papel con la cera de las velas que haya quedado y guárdalo todo debajo de la almohada. Los entendidos dicen que verás en sueños tu futuro sentimental.
(alma gemela) si no tienes a nadie en concreto. Después, pon en un cazo con agua tres partes de verbena, tres de milenrama, tres de lavanda, una parte de jengibre y 12 pétalos de rosa roja. Deja cocer hasta que entre en ebullición. Esta infusión la colamos y cuando esté fría,
Un último rito: derrama tinta sobre una hoja de papel y dóblala dos veces. A la mañana siguiente abre la hoja, la tinta habrá hecho un dibujo que deberás interpretar. Quizá te dé algunas claves sobre el devenir de tu vida.

14 jun. 2015

12 jun. 2015

Chinchilla de Montearagon


 http://es.wikipedia.org/wiki/Chinchilla_de_Monte-Arag%C3%B3n

Pagina municipal:     http://www.webchinchilla.com/

Escuela de atletismo: http://basechinchilla.blogspot.com.es/



Chinchilla de Montearagón es un municipio español de la provincia de Albacete (Castilla-La Mancha), en la comarca de La Mancha de Montearagón, que se encuentra a 15 km de la capital albaceteña.

Comprende las pedanías de Casa Blanca de los Rioteros, Estación de Chinchilla, La Felipa, Horna, Pinilla, Pozo Bueno, Pozo de la Peña y Villar de Chinchilla



Al principio del periodo Neolítico, Chinchilla de Montearagón debió de ser poblada rápidamente ya que se trataba de una zona alta en una llanura empantanada por los ríos que bajan del sur.
La tradición, sin embargo, atribuye la fundación de Chinchilla a Hércules, sobre el siglo VII antes de Cristo, que puso las primeras piedras sobre el lugar. Resulta del todo incuestionable su origen remoto como demuestran diversos yacimientos arqueológicos de la zona, como los encontrados de la Vía Augusta (época romana), que delatan que fue un importante cruce de caminos. Es, así mismo, mencionada en el Itinerario Antonino A-31.
En época musulmana, siglo VIII, hay ya referencias históricas de Chinchilla, pero es hacia el 928, bajo el califato cordobés, cuando adquiere notoriedad. Recibió el nombre de Ghenghalet y figuró entre las poblaciones más importantes del Reino de Murcia. También bajo el mismo dominio se llamó Yinyalá o también Sintinyala.
Las tropas de Alfonso X, coaligadas con la Orden de Calatrava y los ejércitos de Jaime I de Aragón al frente de D. Pelayo Pérez Correa comendador de la Orden de Santiago, la conquistaron a los árabes, en 1242. En 1243 a través del Tratado de Alcaraz entre el mismo rey de Castilla y los descendientes de último rey de MurciaIbn Hud, cediendo todo su reino, se consolida el dominio castellano en la plaza . ...con la ciudad de Murcia e todos sus castillos que son desde Alicante fasta Lorca e fasta Chinchilla....
Prácticamente todas estas tierras se irían sumando a las posesiones del infante Manuel de Castilla, señor de Villena, y se sabe que entre el año 1250 y el 1283, ya debía pertenecer Chinchilla al extenso Señorío de Villena. Es precisamente en este año de 1283 cuando muere el infante, pasando sus posesiones a su hijo, Don Juan Manuel, futuro duque y príncipe de VillenaDon Juan Manuel reconstruiría el castillo de Chinchilla en décadas posteriores.
En el siglo XIV formó parte del Marquesado de VillenaJuan II (padre de Enrique IV e Isabel la Católica) la incorporó a la Corona de Castilla. Durante este reinado el infante Enrique de Aragón maestre de la Orden de Santiago intenta apoderarse del Señorío de Villena, apenas lo consigue durante un año, ya que Chinchilla opone una dura resistencia y por esta fidelidad a la monarquía castellana la villa recibe en 1422 el título de Ciudad, siendo la capital de la Mancha de Aragón. Ésta es entregada como dote por Juan II a su hermana doña Catalina, esposa del Infante Don Enrique.
De los conflictos entre la Corona y los Infantes de Aragón, aliados con el Rey de Navarra, surge un nuevo poder: el de Diego López de Pacheco, que llegará a ser favorito de Enrique IV y marqués de Villena. Él recompone la unidad territorial del Marquesado bajo su dominio, y en el siglo XV sus habitantes quedaron divididos ideológicamente: unos se mostraron partidarios de la reina Isabel y otros a favor de Juana la Beltraneja y de don Diego López de Pacheco, marqués de Villena. Su poder dura hasta la guerra entre los partidarios de ambos. Derrotados los segundos, Chinchilla se incorporó a la Corona de Castilla el 1 de marzo de 1480.
A raíz de estos hechos los Reyes Católicos juran los Privilegios de esta Ciudad sobre la Cruz de cristal de roca que se conserva en el Museo de la Iglesia Arciprestal de Santa María del Salvador el 6 de agosto de 1488, otorgándole los títulos de Noble y Muy Leal, que hoy en día todavía perduran (lo podemos leer en su escudo).
Tras estos hechos y durante el reinado de los Reyes Católicos, Chinchilla sufre una decadencia en favor de su antigua aldea, Albacete (con mayor protagonismo político y económico), ya que esta última disfrutaba de la comodidad del llano. Los chinchillanos llegaron a quejarse a su rey Felipe II, al cual le dirigieron una carta que transcribía así: "Esta Ciudad tenía buenos y grandes términos, donde venían y vienen a herbajar los de tierra de Huete. Su Majestad se los dio a la villa de Albacete por no se qué relación siniestra que ellos hicieron, de manera que los ha perdido quien los había ganado y defendido con su propia sangre, y los tiene quien con falsas relaciones los procuró".
Situada en un enclave fortificado y estratégico, fue escenario de numerosas acciones en 1707, durante el conflicto internacional de la Guerra de Sucesión Española; las tropas del archiduque Carlos se apoderaron de Chinchilla.
Durante la Guerra de la Independencia se adueñaron de su castillo las tropas francesas, las cuales volaron el Torreón del Homenaje.
Después de esta dominación, y bajo mandato de Fernando VII adquirió el título de Fidelísima siendo la capital de la efímera provincia de Chinchilla (Trienio liberal de 1820) y recobrando el protagonismo de Ciudad hasta el año 1823. Pero la represión absolutista de Fernando VII acaba con este breve paréntesis liberal. Al final, en 1833 la capitalidad recae sobre Albacete con la división de Javier de Burgos. Sin embargo, y en las Guerras Carlistas, aún siendo capital Albacete varias instituciones como la Diputación se resguardaron en el cobijo de los muros de Chinchilla de Montearagón.